Nuestro trabajo

Potencializando las posibilidades de una nación para derribar los estereotipos

PROESA
El Salvador se ha aprovechado de los últimos 10 años para vincular y superar el desarrollo de los países vecinos que invierten sus esfuerzos en la consolidación de una oferta atractiva para los nuevos mercados.

Por tal motivo, PROESA, Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador, encontró pertinente dar a conocer esta nueva faceta y atraer inversionistas, comerciantes y turistas, y con ello generar relaciones sólidas y beneficiosas para la nación y sus nuevos socios. Después de 16 años de esfuerzos para construir una imagen sólida que ubique a El Salvador en el mapa, PROESA, decidió dar el siguiente paso generando una imagen que exprese la nueva cara de esta nación a través de una Marca País. Para esto se lanzó una licitación la cual Interbrand ganó gracias a su proceso metodológico, que los ha posicionado como los expertos en marcas por excelencia.

En la primera fase Interbrand ayudó a encontrar un posicionamiento único y relevante que funcionó como base para construir una plataforma de marca relevante, creada a partir de un análisis de identificación de los principales potenciales capaces de diferenciar al país en inversión, promoción y turismo. Entre los hallazgos se destacaron características como su ubicación estratégica en el continente, la mejor infraestructura y conectividad de la región, una población mayoritariamente joven con capacidad productiva; increíbles paisajes naturales y diversidad de climas concentrados en una extensión de tierra accesible, pero sobre todo la actitud cálida y hospitalaria de su gente. Estos factores hacen a El Salvador el centro perfecto para el desarrollo de grandes historias de éxito, emprendimiento y alianzas estratégicas.

Una de las consideraciones más importantes que dificultaban el posicionamiento distintivo de El Salvador es la oferta semejante que presentan todos los países de Centroamérica. Atributos comunes en la zona que rebasan los límites de estas naciones. Muchos de estos elementos ya están capitalizados y asociados con los países vecinos que iniciaron sus esfuerzos tiempo antes para ganar terreno.

Para un análisis más profundo, se realizaron diversos viajes a El salvador con el fin de realizar entrevistas y sesiones de trabajo con Ministros y distintos actores que estarían relacionados con la nueva Marca País para así poder entender las principales necesidades que ésta debía de resolver y el enfoque adecuado para atraer a las audiencias objetivo. Así mismo se realizaron visitas a diferentes localidades de El Salvador para estudiar los atributos que enriquecen a esta nación, conocer a su gente y escuchar sus percepciones respecto a la imagen del país.

Con estas actividades se pudieron validar las aproximaciones de posicionamiento y complementar el discurso estratégico de la marca. Se desafió la idea universalmente consensuada de las marcas países ancladas a atributos materiales, por lo que se propuso una solución menos trivial y más inspiradora. Las recomendaciones estratégicas plantearon que a pesar de ser un país poco reconocido resguarda grandeza en su diversidad y considerando su ubicación estratégica El Salvador, hoy en día, posee las condiciones ideales para ser la sede en la que confluyen personas, países y empresarios. La oportunidad se hallaba en apalancarse de las grandes cualidades humanas, geográficas, logísticas y conciliadoras para detonar el encuentro, siendo el escenario perfecto para impulsar proyectos personales y empresariales, por tal motivo ser el lugar de origen de grandes historias.

Posteriormente se realizó la creación de la identidad visual de la marca país bajo el concepto de que El Salvador es el lugar donde todo converge, germina y se amplifica. La “v” es el elemento más importante del logo y hace referencia al “punto de encuentro” donde se detona y expande la diversidad de riquezas hacia el exterior con una fuerza vital, expresando las sorpresas que ofrece el país y la infinita variedad de experiencias que se encuentran ahí.

Los gráficos e ilustraciones que conforman la identidad comunican de manera clara e impactante las múltiples dimensiones que integran la identidad salvadoreña: aspectos económicos, productivos, culturales y sociales.

El Salvador ahora cuenta con una marca que representa la nueva etapa nacional que expresa los aspectos positivos que desean que el mundo reconozca. Ahora el reto está en sus manos, en el gobierno, sus instituciones y su gente que emprende un nuevo camino y toma acciones para renovar el país.

La nueva marca de El Salvador expresa la calidez de su gente y su sorprendente y vital potencial.
Cómo podemos ayudarte?
Hablemos